Telas Damascos

La decoración de una casa para crear hogar, depende en gran medida de las telas que se eligen para salones, comedores y dormitorios. Cortinas, mantas, alfombras y telas son elementos clave para dotar a las estancias de calidez y estilo.

Una de las telas para cortinas y tapicerías que más personalidad tiene es la tela adamascada o de estilo damasco. El damasco es un tipo de tejido con mucha historia a sus espaldas y una amplia evolución.

Las telas en damasco se caracterizan por su elegancia, ya que consigue dotar a cualquier estancia de un aire exclusivo y que pueden utilizarse tanto en cortinas, como en tapicerías, aportando personalidad a cada espacio.

Características de las telas para cortinas en damasco

El damasco es un tejido producido con sedas de colores de todo tipo, desde más claros hasta más oscuros, caracterizado por mantener uniformidad en la totalidad de sus tonos.

Las telas adamascadas contienen los diseños en sí mismas ya que están tejidas en seda o lino en un mismo color logrando un efecto luminoso y un resultado muy elegante.

Las telas adamascadas son fácilmente reconocibles porque en ellas destacan los dibujos Jacquard. Recibe este nombre, Jacquard, por el telar mecánico que inventó Joseph Marie Jacquard a principios del siglo XIX. Con este telar se creaban patrones damasco que quedaban tejidos en diferentes prendas.

Otra de las características de las telas de damasco es el brillo que desprenden sus fondos, contrastados con el mate de sus dibujos. Esta dualidad brillo-mate permite diferenciar el positivo y el negativo de las telas.

El Damasco, procedente de Oriente Medio y que lleva el nombre de la capital siria, llegó a Europa a través de la Ruta de la Seda, que tuvo lugar desde el este del mar Mediterráneo. Las telas adamascadas siempre han estado vinculadas al lujo, tanto en los tejidos para vestir como en los utilizados para decorar el hogar. Por ese motivo, las telas de cortinas en damasco son la mejor opción para todos aquellos espacios en los que se quiere dar prioridad y protagonismo al estilo formal y a la elegancia.

Las telas para cortinas en estilo damasco nos trasladan a la época Victoriana, una etapa histórica en la que la aristocracia utilizaba las telas damasco para decorar sus estancias.

En la actualidad, y debido al desarrollo industrial de calidades sintéticas de gran resistencia al lavado y a su uso, existen en el mercado numerosas mezclas de fibras naturales y sintéticas que ayudan a utilizar este tipo de tejidos de Jacquard o Damasco en cualquier tipo de estancia del hogar.

Tipos de telas damasco

Existen multitud de tejidos damasco con diferentes estilos, colores y formas. A continuación vamos a agrupar en tres grandes bloques: animales, flores y geometrías.

Telas damasco con animales

Las telas para cortinas en damasco donde la imagen de animales son los protagonistas son de las más populares en los hogares europeos.

Las telas adamascadas con animales como ciervos o caballos consiguen armonizar con el resto de las telas y colores que protagonizan las paredes o la decoración de una habitación concreta. Estos damascos son unos de los diseños más clásicos y presentes en los hogares ya que los animales han existido desde el origen de estas telas ya en el siglo XI en Oriente Medio.

Los tejidos damascos acaparan toda la atención por la calidad de sus tejidos y la majestuosidad de sus estampados.

Telas damasco geométrico

Las telas de damasco para cortinas formadas con estilos geométricos también son de las más conocidas. La disponibilidad de colores y formas las convierte en un indispensable para la decoración de las paredes de los hogares.

Muchas telas de damasco con motivos geométricos están inspiradas en la arquitectura de Marrakech. Los delicados tonos y la discreción de sus texturas aportan estilo y distinción a los espacios, convirtiéndolos en estancias únicos gracias a las cortinas confeccionadas a medida en las que el estilo damasco forma parte de las telas para cortina.

Telas damasco de flores

Las telas adamascadas con flores son quizá las más populares hoy en día de todos los tejidos damascos. Las telas damasco con motivos florales disponen de una extensa oferta tanto en la tipología como en el tamaño y colores de las flores.

El de flores es un estampado clave en el tejido damasco clásico en el que la armonía y el clasicismo confluyen en un mismo textil. Las telas damascos con flores son perfectas para decorar las ventanas y ventanales de los hogares más exclusivos, dotándolos de elegancia y esplendor. Con sus colores, sus detalles en plata y dorado se crean estancias únicas y suntuosas en las que la comodidad, la candidez y la armonía son los claves en los elementos decorativos.

Además, el tejido damasco nunca pasa de moda. Puede englobarse dentro del concepto vintage o retro, la cuestión es que el damasco cuenta con varios siglos de historia a sus espaldas y sigue siendo un acierto en la actualidad. Comenzó teniendo flores y animales como protagonistas y hoy en día ya posee todo tipo de formas y dibujos.

El estilo damasco seguirá siendo, sin duda, uno de los más especiales en la decoración de las casas, especialmente en aquellas viviendas que quieren apostar por los textiles para aportar elegancia y calidez a las estancias.

Descubre en nuestro amplio catálogo toda nuestra serie de telas damasco para su uso en cortinas o para tapizar sillones o sofás. Echa un vistazo a nuestra cuidada selección.

Leer más
Leer menos

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Iniciar sesión O Restablecer la contraseña